Google rectifica: el Holocausto sí existió

Google ha rectificado. Después de varios días en ojo del huracán por sus resultados de búsqueda sobre el Holocausto , el gigante de internet ha cambiado su algoritmo para demostrar que sí está dispuesto a luchar contras las noticias falsas, tal y como prometió hace varias semanas. Hace unos días que Carole Cadwalladr denunció en un artículo en «The Guardian» cómo era posible que el buscador, en su versión inglesa, al escribir «Did the Holocaust really happen?» («¿Sucedió realmente el Holocausto?»), el primer resultado de búsqueda era que no. En concreto, Google ofrecía una página web de corte neonazi, «Stormfront», cuyo artículo se titulaba: «Las 10 razones principales por las que el Holocausto no ocurrió». Tal fue el revuelo que se armó que, tal y como ha publicado la web especializada en buscadores «Search Engine Land», Google ha decidido cambiar su algoritmo para que ese resultado no aparezca aunque no se ha eliminado, es decir, «Stormfront», como sucedía con otros contenidos que denunció Cadwalladr, simplemente ha desaparecido de la primera página de resultados. De hecho, «Search Engine Land» afirma que aparece en la mitad de la segunda página. «Google se basa en ofrecer resultados de alta calidad y autoridad», ha explicado una fuente de la compañía a «Digital Trends». «Nos esforzamos -continua- por dar a los usuarios una amplia variedad de contenidos de diversas fuentes y estamos comprometidos con el principio de una web libre y abierta. Juzgar qué páginas de la web responden mejor a una consulta es un problema difícil y no siempre lo hacemos bien». Según relata la fuente, en estos casos, Google no elimina manualmente uno por uno los resultados de búsqueda sino que lleva a cabo un sistema automático. «Recientemente hemos hecho mejoras en nuestro algoritmo», asegura, para ofrecer mejores resultados. «Seguiremos cambiándolos con el tiempo para abordar estos desafíos», concluye. Las empresas de tecnología se están enfrentando cada vez más críticas por perpetuar noticias falsas. Facebook y Google se están tomando el asunto en serio y se han comprometido a solucionarlo. Las presiones se ha incrementado en los últimos tiempos tras la victoria de Donald Trump en las Elecciones de EE.UU. Facebook y Google fueron acusadas de dar cabida y difundir noticias falsas que habrían impulsado, en los últimos días, al candidato republicano frente a su contrincante demócrata, Hillary Clinton, de quien se difundieron numerosos bulos en la Red. Los gobiernos de todo el mundo se han puesto en alerta porque ha quedado demostrado cómo estos gigantes tecnológicos pueden tergiversar, alterar u ocultar información y, por tanto, determinar cuestiones tan importantes sobre quién gana unas elecciones presidenciales.

Google ha rectificado. Después de varios días en ojo del huracán por sus resultados de búsqueda sobre el Holocausto , el gigante de internet ha cambiado su algoritmo para demostrar que sí está dispuesto a luchar contras las noticias falsas, tal y como prometió hace varias semanas.

Comments

comments