Carmen Thyssen: "No puedo quedarme sin liquidez, a lo mejor tengo que vender otro cuadro"

EFE

La baronesa Thyssen presenta la exposición 'Obras maestras de Budapest'

Carmen Thyssen asegura que su colección, depositada en el museo Thyssen-Bornemisza, vale “más de 1000 millones de euros” y “genera unas ganancias para Madrid de entre 7 y 8 millones de euros anuales”, por lo que no puede estar “en una situación de precariedad” ni “sin un marco legal claro y estable”.

En un comunicado que se ha repartido a los periodistas antes de la rueda de prensa de presentación de la nueva exposición del Thyssen-Bornemisza Obras maestras de Budapest, la baronesa subraya que “desea” que su colección siga en España “siempre y cuando tenga un marco legal” que la “respete y proteja” y “garantice su accesibilidad y movilidad para llevarla a exhibiciones en todo el mundo y darle mayor visibilidad”.

“No puedo asumir quedarme sin liquidez, no puedo quedarme como me he quedado sin liquidez, por lo que a lo mejor tengo que vender otro cuadro y lo sentiría mucho como coleccionista. La colección está supervalorada pero la colección y yo estamos un poquito abandonados”, ha señalado Cervera.

El pasado 31 de enero, el ministerio de Educación, Cultura y Deporte anunció que había llegado a un acuerdo con Carmen Thyssen para la cesión de su colección privada al museo de Madrid durante otros tres meses, tiempo en el que se negociarían las nuevas condiciones del préstamo, que habían expirado el día anterior.

La colección de la baronesa, según los datos que se habían manejado hasta ahora oficialmente, se compone de 429 obras, de las que 250 están expuestas, y está valoradas en unos 750 millones de euros.

Conversaciones con el Ministerio de Cultura

En una nota del 31 de enero, la baronesa señalaba que ella había prestado al museo, por 11 años y de forma gratuita, “655 obras, 317 de ellas pertenecientes a la colección internacional y 338 a la colección española” y que, tras finalizar en 2013 el convenio que regulaba la cesión gratuita, se había entrado “en una situación de inseguridad jurídica sometida a renovaciones anuales cortoplacistas”.

En su comunicado de este jueves valora en “más de 1000 millones la colección” y recuerda los puntos “esenciales” en los que deben alcanzar “un entendimiento” para acceder a renovar el préstamo de su colección a ese museo.

Los abogados de Thyssen y los que representan al Estado deben negociar, dice, el régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales de las obras; su régimen jurídico y las interpretaciones de las normas fiscales “que le son de aplicación, tanto de la cesión” como de su dedicación a ella y a las funciones de “desarrollo cultural” previstas en el acuerdo que se suscribió en 2000.

“Llevamos cinco años con renovaciones anuales o semestrales del préstamo. Ahora tenemos que pensar en un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única permanente y a largo plazo“, afirma.

“El primer paso ya lo hemos dado, que es sentarnos a hablar. Las conversaciones son cordiales, de buena fe y van por el buen camino. El Ministerio de Cultura está realmente comprometido en encontrar una encontrar una solución para asegurar el futuro de mi colección en España, pero debemos tener la predisposición de todos los interlocutores”.

A preguntas de los periodistas, ha dejado la puerta abierta a un acuerdo que “podría ser de muchas formas”, incluyendo uno “definitivo”, si bien ha insistido en la necesidad de sentarse a hablar y “hacerlo a fondo”. “No deseo vender la colección, quiero que esté en este museo. Deseo seguir haciendo exhibiciones temporales importantes alrededor del mundo ya que benefician al Museo Thyssen y que la colección se mueva un poco para que no esté estancada”, ha justificado.

EFE Añade además que “genera unas ganancias para Madrid de entre 7 y 8 millones”, por lo que no puede estar en “situación de precariedad”.Considera que la ley debe garantizar su accesibilidad y movilidad para llevar la colección a exhibiciones en todo el mundo y darle visibilidad.La baronesa pide un “cambio en las negociaciones” sobre la cesión de su colección.Carmen Thyssen asegura que su colección, depositada en el museo Thyssen-Bornemisza, vale “más de 1000 millones de euros” y “genera unas ganancias para Madrid de entre 7 y 8 millones de euros anuales”, por lo que no puede estar “en una situación de precariedad” ni “sin un marco legal claro y estable”.En un comunicado que se ha repartido a los periodistas antes de la rueda de prensa de presentación de la nueva exposición del Thyssen-Bornemisza Obras maestras de Budapest, la baronesa subraya que “desea” que su colección siga en España “siempre y cuando tenga un marco legal” que la “respete y proteja” y “garantice su accesibilidad y movilidad para llevarla a exhibiciones en todo el mundo y darle mayor visibilidad”.”No puedo asumir quedarme sin liquidez, no puedo quedarme como me he quedado sin liquidez, por lo que a lo mejor tengo que vender otro cuadro y lo sentiría mucho como coleccionista. La colección está supervalorada pero la colección y yo estamos un poquito abandonados”, ha señalado Cervera.El pasado 31 de enero, el ministerio de Educación, Cultura y Deporte anunció que había llegado a un acuerdo con Carmen Thyssen para la cesión de su colección privada al museo de Madrid durante otros tres meses, tiempo en el que se negociarían las nuevas condiciones del préstamo, que habían expirado el día anterior.La colección de la baronesa, según los datos que se habían manejado hasta ahora oficialmente, se compone de 429 obras, de las que 250 están expuestas, y está valoradas en unos 750 millones de euros.Conversaciones con el Ministerio de CulturaEn una nota del 31 de enero, la baronesa señalaba que ella había prestado al museo, por 11 años y de forma gratuita, “655 obras, 317 de ellas pertenecientes a la colección internacional y 338 a la colección española” y que, tras finalizar en 2013 el convenio que regulaba la cesión gratuita, se había entrado “en una situación de inseguridad jurídica sometida a renovaciones anuales cortoplacistas”.En su comunicado de este jueves valora en “más de 1000 millones la colección” y recuerda los puntos “esenciales” en los que deben alcanzar “un entendimiento” para acceder a renovar el préstamo de su colección a ese museo.Los abogados de Thyssen y los que representan al Estado deben negociar, dice, el régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales de las obras; su régimen jurídico y las interpretaciones de las normas fiscales “que le son de aplicación, tanto de la cesión” como de su dedicación a ella y a las funciones de “desarrollo cultural” previstas en el acuerdo que se suscribió en 2000.”Llevamos cinco años con renovaciones anuales o semestrales del préstamo. Ahora tenemos que pensar en un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única permanente y a largo plazo”, afirma.”El primer paso ya lo hemos dado, que es sentarnos a hablar.

Comments

comments