España, en el punto de mira de la inversión europea por su talento tecnológico

En los últimos años la inversión de capital en proyectos de emprendedores en España se ha acelerado pero ha quedado saciada de menores operaciones aunque cargadas de más dinero. A lo largo del pasado año, las «startups» españolas captaron unos 502 millones de euros, un 12.8% por debajo del año anterior en donde se acumularon unos 576 millones de euros. El tejido empresarial se ha diversificado y, ahora, los inversores comienzan a observar sectores con posibilidades como en materia de Inteligencia Artificial o la tecnología de realidad virtual. Ante ese escenario, Atomico, fondo de inversión creado por el fundador de Skype, ha anunciado que invertirá 765 millones de dólares (725 millones de euros) de aquí a los próximos tres años de cara a financiar diferentes proyectos europeos de carácter tecnológico de Serie A en adelante, esto es, por encima de los 5 millones de euros y cuando la firma receptora genera ingresos pero aún no se han consolidado los beneficios. Por ahora, un 30% está ya asignado a diferentes iniciativas europeas. El objetivo de este fondo es detectar la próxima gran empresa europea del sector. El fondo de capital riesgo no ha especificado la cantidad que destinará a «startups» españolas, aunque se encuentra en conversación con diversas iniciativas. «No tenemos un dato propio, pero somos optimistas sobre España», asegura a ABC Carolina Brochado, socia de Atomico en España, quien sostiene que en el ecosistema emprendedor español se encuentran perfiles tecnológicos relacionados con la Inteligencia Artificial y la realidad virtual que convierte a nuestro país en un «gran atractivo» para la inversión. «España cuenta con grandes empresas y excelentes universidades que generan mucho talento y experiencia, y el sector financiero es muy atrayentes al igual que el logístico, al igual que en materia de transporte»Carolina Brochado «España cuenta con grandes empresas y excelentes universidades que generan mucho talento y experiencia, y el sector financiero es muy atrayentes al igual que el logístico, al igual que en materia de transporte», manifiesta. Brochado añade que Madrid y Barcelona son las dos principales áreas geográficas que ofrecen «mucho potencial para crear grandes empresas españolas relacionadas con la tecnología». «El ecosistema tecnológico en España continúa avanzando y sigue necesitando inversores y compradores a nivel mundial», añade Brochado, al tiempo que asegura que «cuando se trata de construir un ecosistema próspero de puesta en marcha el éxito genera éxito». En los últimos años se han producido importantes movimientos empresariales protagonizados por «startups» españolas como los casos de la compra de Privalia por parte de Vente Privee (500 millones de euros), Ticketbis por parte de eBay (150 millones de euros) o, la más reciente, la adquisición de Social Point por el gigante del ocio electrónico Take-Two (231 millones de euros), aunque en ocasiones muchos proyectos se desvanecen por la falta de viabilidad financiera. El objetivo de Atomico es «apostar por empresas que hayan conseguido hacer un buen producto» y que estén «dispuestas a convertirse en líderes mundiales» en su categoría. Para ello, el fondo ha reunido a un gran equipo de inversores internacionales y a un equipo formado por antiguos ejecutivos de algunas de las compañías tecnológicas con mayor crecimiento del mundo. Al equipo de quince miembros de Atomico -ocho socios de inversión y siete socios de creación de valor- se ha sumado otros socios como Niall Wass (Uber), Alexis Dormandy (Orange), Benjamin Grol (Facebook, Google), Dan Hynes (Google, Skype), Sophia Bendz (Spotify), Carter Adamson (Rdio, Skype), Bryce Keane (Albion Drive, 3beards), Shin Iwata (Skype), Carlos Pires (Skype) y Kelly Poon (Skype). Según datos de un informe elaborado por la fundación Mobile World Capital Barcelona, Barcelona lidera las inversiones, con un 56% del total capturado en España con 282 millones de euros, seguida de Madrid con 173 millones. La inversión media por «startup» se ha triplicado en los últimos tres años, pasando de 200.000 euros en 2014 a 710.000 en 2016, lo que demuestra un mayor grado de madurez del sector. España cerró 2016 con 2.663 «startups», un 1% más que el año anterior. El 40% de las empresas españolas no existirá en su forma actual en 2021 El 40% de las empresas españolas no existirán en su forma actual en el 2021, según se desprende del estudio global encargado por Fujitsu a la compañía Censuswide, que ha analizado la transformación digital en distintos países, entre ellos España. Esta afirmación forma parte de un análisis que se ha realizado a alrededor de 1.200 máximos responsables de organizaciones de diversas países, como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Finlandia, Suecia y España. El estudio buscaba entender seis elementos fundamentales: primero cómo se sienten las organizaciones con la llegada de la disrupción digital. Segundo, cómo obligará a transformarse. Tercero, efectos que se producen. Cuarto, preocupaciones. Quinto, medidas a implementar. Y Sexto y último, cómo se vislumbra el futuro. En concreto, pensando en España y como conclusiones generales del mismo, el impacto digital es de gran alcance y tiene un potencial importante para traer más beneficios a las empresas. Si se ve la disrupción digital como una cuestión estratégica, ligada al éxito del futuro de los negocios españoles. También destaca que el cambio es necesario para triunfar en este mundo digital, aunque ahora mismo los principales responsables de las empresas españolas no tienen claro que sus organizaciones estén preparadas. Y no hay duda, se apuesta por la co-creación y la tecnología como la clave del éxito. Para Carlos Cordero Deline, CTO de Fujitsu, «la transformación digital avanza en España y prueba de ello está en que casi el 100% de los encuestados se ven impactados por este proceso. Aunque también es interesante valorar que no saben con certeza el futuro de sus negocios y por donde irán». El CTO también resalta que «casi la mitad de los encuestados identifican a las TI como clave del proceso de transformación” y que «son conscientes de que necesitan de los partners adecuados para desarrollar una co-creación conjunta y triunfar en esta transformación».

En los últimos años la inversión de capital en proyectos de emprendedores en España se ha acelerado pero ha quedado saciada de menores operaciones aunque cargadas de más dinero. A lo largo del pasado año, las «startups» españolas captaron unos 502 millones de euros, un 12.8% por debajo del año anterior en donde se acumularon unos 576 millones de euros. El tejido empresarial se ha diversificado y, ahora, los inversores comienzan a observar sectores con posibilidades como en materia de Inteligencia Artificial o la tecnología de realidad virtual.

Comments

comments