La mujer que lucha contra la adversidad y los prejuicios en «Horizon Zero Dawn»

Es fuerte y tiene ingenio, desafía los peligros de un mundo postapocalíptico, se llama Aloy, es mujer y protagoniza el videojuego de acción «Horizon Zero Dawn», el lanzamiento más importante de PlayStation en este primer trimestre del año. En un mundo interactivo copado por protagonistas masculinos y en el que la imagen de la mujer ha estado históricamente estereotipada, sexualizada y cosificada, Aloy emerge como una líder natural y supone un paso más hacia la normalización de los personajes femeninos en los videojuegos. «Es inteligente, terca, fuerte, ingeniosa, tiene sentido del humor, lo cual es maravilloso teniendo en cuenta el medio hostil al que se enfrenta. (…) Cuando arrancamos el proceso de desarrollo del juego teníamos meridianamente claro que queríamos a una mujer en ese papel», ha explicado el productor de cinemáticas, Jochen Willemsen. Aloy es «una chica que busca respuestas» y apuesta por encontrarlas en un universo adverso de naturaleza desbordante y poblado por criaturas robóticas. «Quisimos crear un mundo rico y bello en el que la naturaleza tiene el control. La mayoría de los juegos postapocalípticos son oscuros y grises, nosotros queríamos darle color y vida», sostiene. Mil años después de un «evento apocalíptico», la naturaleza campa a sus anchas y bestias robóticas dominan un mundo en el que el ser humano sobrevive escondido y organizado en un sistema de tribus cazadoras. En ese contexto, la cazadora Aloy emprende su camino en busca de la verdad a la vez que lidera una nueva propuesta de videojuegos que normalizan el papel de la mujer, que aparece como dueña de su destino e igual de capaz que el hombre. «¿Es Horizon un juego feminista? No lo sé, de hecho me resulta complejo el simple hecho de pensar en qué consistiría un juego feminista», confiesa. «Aloy deja huella. (…) No fue nuestra intención convertirnos en líderes de una nueva ola de videojuegos protagonizados por mujeres. Pero si lo conseguimos me lo tomaría como un gran halago. Si Aloy logra inspirar a chicas jóvenes o mujeres en todo el mundo, sería algo ansiado. ¿Quién diría que no a algo así?», continúa Willemsen no se atreve a comparar a la protagonista de «Horizon Zero Dawn» con un personaje tan amado como Lara Croft, pero desearía que con el tiempo Aloy ocupara un rincón de la historia del videojuego. «Lara Croft es un personaje tan icónico. Tenemos mucho camino por delante como para que ose compararla con ella, aunque por supuesto esperas que el personaje que has creado ocupe un lugar en la historia», apunta. La directora general de Sony Interactive Entertainment Iberia, Liliana Laporte, ha compartido ese deseo: “Esperamos que Aloy se convierta en un personaje icónico como ya lo son Kratos (“God of War”, Sackboy (“Little Big Planet”) o Nathan Drake (“Uncharted”)». De lograrlo, sería la primera mujer interactiva en alcanzar la cima de los dioses de PlayStation. Laporte, quien ha reconocido que el título tiene una «importancia estratégica» para la compañía, ha reconocido las posibilidades del juego de convertirse en una franquicia que se irá nutriendo de futuras entregas. «Horizon Zero Dawn», en cuyo doblaje al español han participado las actrices Michelle Jenner y Dafne Fernández, sale a la venta el próximo 1 de marzo en todo el mundo en exclusiva para la consola PlayStation 4. El difícil rol de la mujer en los videojuegos A lo largo de esta joven industria (sí, joven), el papel de la mujer en los videojuegos ha estado marcada por una premisa básica, su sexualización. Heroínas como Lara Croft -en su última etapa menos voluptusosa y más frágil- o Jill Valentine (Resident Evil) han puesto de relieve a personajes de gran fortaleza física, temibles en sus actuaciones, pero siempre bellas por fuera. Los chiclés machistas y las representaciones sobredimensionadas (cargadas de poca ropa) se han repetido en infinidad de títulos, también recientes. Poco o nada se ha explorado en mujeres de carne y hueso pero recreadas en píxeles. Féminas corrientes que desempeñan roles más reales y menos de fantasía. La industria del videojuego, en su búsqueda por convertirse en una disciplina ludonarrativa, no ha logrado todavía articular la forma en la que introducir rostros femenimos quede exenta de la infantilización y alejado de una distorsión sexual. Sexys deben ser, se empeña en esta industria a la que se van incoporando cada vez más mujeres «gamers». ¿Se siguen difundiendo roles de objeto sexual? Continuamente. Quejas por la escasa vestimenta que lucen algunos personajes como Quiet en el reciente «Metal Gear Solid V» no deja si no entrever ejemplos de la sexualización de la mujer. Al igual que en «Bayonetta 2», cuyo personaje de la bruja está envuelta en ropas provocativas que dejan al viento su exuberante figura. Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Indiana (EE.UU.), desde el año 2006 la sexualización de la mujer en los videojuegos ha venido a menos. Desde Sony PlayStation confían, sin embargo, que Aloy, el personaje principal de «Horizon Zero Dawn» tiene carisma suficiente como para equiparse a otros machos de su catálogo como Kratos (God of War) o Nathan Drake (Uncharted). Por J.M.Sánchez

Es fuerte y tiene ingenio, desafía los peligros de un mundo postapocalíptico, se llama Aloy, es mujer y protagoniza el videojuego de acción «Horizon Zero Dawn», el lanzamiento más importante de PlayStation en este primer trimestre del año. En un mundo interactivo copado por protagonistas masculinos y en el que la imagen de la mujer ha estado históricamente estereotipada, sexualizada y cosificada, Aloy emerge como una líder natural y supone un paso más hacia la normalización de los personajes femeninos en los videojuegos

Comments

comments