El futuro de Facebook como catalizador social: de Abraham Lincoln a conectar el planeta

A día de hoy, no tiene rival. Con más de 1.890 millones de usuarios en todo el planeta y fortaleza en diversos sectores, Facebook es un gigante de varias patas que tiene muchos frentes abiertos. Rey del entorno social en internet, delantero centro del ecosistema móvil y con intereses en algunas tecnologías esperanzadoras como la Inteligencia Artificial o la Realidad Virtual, sigue sus aspiraciones de convertirse en un servicio que unifique países gracias a internet. Hasta ahora, Facebook se ha centrado en conectar a amigos y familias, pero su próximo objetivo pasa por el desarrollo de la infraestructura social para generar una comunidad global conectada. Y, en un escenario en donde Facebook está en el punto de mira de las críticas por su dudoso tratamiento y difusión de contenidos informativos falsos, el fundador de la red social Mark Zuckerberg se ha querido erigir como baluarte contra el aislamiento social. En una carta de 5.700 palabras dirigidas a la comunidad de usuarios, el joven magnate norteamericano ha reflexionado (aunque sin alcanzar ninguna conclusión) sobre la oportunidad que encuentra en internet como pegamento social de la humanidad, y de la que quiere indudablemente liderar. Y, por lo pronto, puede presumir de haber amasado mucho dinero: la compañía ingresó en 2016 de 27.600 millones de dólares (25.902 millones de euros), un 54% más que el año anterior. Entre esas palabras se encuentra incluso citas a Abraham Lincoln, presidente de los Estados Unidos durante la Guerra de Secesión (siglo XIX), uno de los conflictos más sangrientos de la historia de la nación y que representó una profunda crisis moral: «Los dogmas del pasado tranquilo son inadecuados para el tormentoso presente». Ese pensamiento de «Zuck» se produce justo en un momento de debate acerca de la propagación de información falsa y las posturas gubernamentales, como la adoptada por el actual presidente de EE.UU Donald Trump, que apelan al proteccionismo como solución a los problemas socio-económicos. «En todo el mundo hay personas abandonas por la globalización», escribió Zuckerberg, aunque sin mencionar movimientos específicos. El empresario de 32 años divaga acerca de si el camino a recorrer es «conectar más o invertir el rumbo». En su opinión, lo razonable es «unir a las personas». «Facebook podría ir mucho más allá de sus raíces como red social para que amigos y familiares se comuniquen», insiste. El progreso exige ahora -asegura- que la humanidad se una, no sólo en ciudades o naciones, sino como una comunidad global. Y, para ello, sugiere cinco áreas de pensamiento, que van desde el fortalecimiento de las instituciones tradicionales, ayuda humanitaria e impulsar el compromiso cívico. Sostiene, por su parte, que «nuestras mayores oportunidades ahora son globales, como la prosperidad y la libertad, promover el país y la comprensión de los demás, sacar a la gente de la pobreza y contribuir con la ciencia. Nuestros mayores problemas también requieren respuestas globales, como acabar con el terrorismo, la lucha contra el cambio climático y prevenir las enfermedades». Un aspecto en donde Zuckerberg considera que Facebook puede hacerlo mejor es surgir «comunidades específicas», ya que se estima que más de 100 millones de usuarios pertenecen a grupos muy concretos pero solo representan el 5% del total de los usuarios globales. Gracias a la masa de usuarios tan grande que tiene registrada en sus bases de datos, «Zuck» aspira a «desarrollar la infraestructura social para dar a las personas laoportunidad de construir» una comunidad global con herramientas para aprender a ayudar a los demás y participar cívicamente en el progreso humanitario.

A día de hoy, no tiene rival. Con más de 1.890 millones de usuarios en todo el planeta y fortaleza en diversos sectores, Facebook es un gigante de varias patas que tiene muchos frentes abiertos

Comments

comments