#DíaDeLasMadres Reglas de alimentación para embarazadas

Ya lo decían las abuelas a las mujeres embarazadas, “mijita ahora tienes que comer por dos”, y aunque eso es falso, sí es cierto que la alimentación es diferente durante los meses de embarazo.

La mayoría de las mujeres embarazadas necesitan incrementar las proteínas que consumen, vitaminas como el ácido fólico y minerales como el hierro, además, deben comer algunas calorías extra para tener más energía.

Las abuelas no tenían mucha razón en cuanto a la cantidad, no se trata de comer más, sino de comer mejor.

Una mujer que inicia el embarazo con un peso adecuado, no necesitará de calorías extras durante el primer trimestre. Durante el segundo trimestre, el bebé sólo necesita que se añadan 340 calorías más por día y alrededor de 450 calorías adicionales por día durante el tercer trimestre.

Si existe sobrepeso o de lo contrario, se está por debajo del peso ideal el número de calorías es diferente y dependerá de la meta que para controlar el peso, en estos casos es el médico el que debe establecer el número de calorías requerido.

Cinco reglas de alimentación

1. Evitar alimentos como el ceviche y el marisco crudo, lo que incluye el sushi, la leche no pasteurizada y los quesos blandos, como el queso fresco, panela, de hoja y asadero, porque pueden contener bacterias.

También hay que tener precaución con los embutidos, con las carnes crudas y el paté.

2. Limitar el consumo de pescados

La Agencia de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos recomienda limitar el consumo de atún y otros pescados a 300 gramos por semana que es el equivalente a dos porciones.

3. No consumir alcohol y limitar la cafeína

La mayoría de los médicos recomiendan abstenerse del alcohol durante todo el embarazo.

Sugieren tomar café pero con moderación, de una a dos tasas por día.

Hay que tomar en cuenta que la cafeína no está sólo en el café, también está en el té, algunos refrescos, el chocolate y en algunas bebidas como el mate.

Se sugiere tomar leche descremada, jugo de fruta natural o agua con unas gotas de limón.

4. Tomar vitaminas

Además de seguir una dieta equilibrada es necesario tomar vitaminas y minerales, el médico de cabecera indica, en cada caso, cuáles son para cada trimestre del embarazo.

Los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, sugieren que durante el embarazo se consuma a diario ácido fólico.

Algunos investigadores además indican que existe un nutriente importante que puede prevenir los defectos del tubo neural. Éste es la colina, un nutriente poco conocido pero que se considera esencial para el organismo humano.

Está presente en los huevos, los cacahuates, el germen de trigo, el betabel, la soya, los garbanzos, las lentejas y el arroz, entre otros.

5. No hacer dietas para bajar de peso

Hacer dietas de adelgazamiento durante el embarazo no es recomendable para el desarrollo del bebé ni para la salud de la mamá. No hay que perder de vista que el aumento de peso es uno de los mejores indicativos de un embarazo saludable.

El peso se aumenta de manera gradual, en general el peso aumenta entre 11 y 15 kilos al final del embarazo.

La forma en la que se aumenta de peso es tan importante, o incluso más, como la cantidad total que se aumente.

Ya lo decían las abuelas a las mujeres embarazadas, “mijita ahora tienes que comer por dos”, y aunque eso es falso, sí es cierto que la alimentación es diferente durante los meses de embarazo. La mayoría de las mujeres embarazadas necesitan incrementar las proteínas que consumen, vitaminas como el ácido fólico y minerales como el hierro, además, deben comer algunas calorías extra para tener más energía. Las abuelas no tenían mucha razón en cuanto a la cantidad, no se trata de comer más, sino de comer mejor.

Comments

comments