Fumito Ueda: «Pretendo elevar los videojuegos hasta el nivel del arte»

Hace no tanto tiempo, poca gente consideraba el cine un arte; hoy en día es algo que pocos ponen en duda. Fumito Ueda, animador y desarrollador de videojuegos japonés, es uno de esos creadores de títulos con una sensibilidad especial capaces de hacer tambalearse esa consideración del videojuego como un arte menor. Ueda es la mente responsable de tres títulos -«Ico» (2001), «Shadow of the Colossus» (2005) y «The Last Guardian» (2016)- que son ampliamente reconocidos como videojuegos de autor. En una entrevista durante el Gamelab 2017, el director creativo de su propio estudio GENDesign manifiesta su intención de «llevar el videojuego a la altura del resto de las artes». Como receta para mejorar la consideración inferior del videojuego, Ueda propone un modelo alternativo para crear videojuegos en la que las creaciones sean personales. «A la hora de crear, la experiencia propia es lo más importante. Creo videojuegos basados en mi experiencia personal, en lo que he visto en el cine o en los videojuegos que he jugado cuando era joven. Yo no me ciño a las modas del momento porque sino no podría crear algo auténtico», afirma. Los videojuegos de Fumito Ueda se caracterizan por sus historias universales que tratan sobre la comunicación, en las que paradójicamente los personajes no pronuncian apenas palabras. Estos títulos de acción tienen otro punto en común: la imaginación, que empuja al espectador-jugador a que «lea entre líneas», como explica el propio artista. Otra de las medidas defendidas por el desarrollador japonés es la separación con el resto de disciplinas, incluidos sus profesionales. «Para crear un videojuego, debe haber un guionista específico, un desarrollador, un músico… Si los juegos son valorados es porque pretendemos elevarlos hasta el nivel de arte», sentenció. Desde que se publicó su primer título, «Ico», han pasado ya 16 años, por lo que Ueda ha podido contemplar como testigo de primera mano cómo ha cambiado el sector del videojuego desde entonces. Recuerda que en sus inicios, trabajaba «en un pequeño equipo y con pocos recursos», pero con mayor libertad creativa. Al crecer su equipo y su prestigio, aumentó también la «responsabilidad», que ahora tiene que compaginar con esa libertad. La influencia del trabajo de Ueda en los videojuegos actuales es otro aspecto que resulta innegable dentro de la industria del videojuego y, aún más, entre los propios creadores. Esto puede apreciarse en «RiME», un videojuego presentado en mayo por el estudio madrileño Tequila Works y que no ha pasado desapercibido para Ueda, que confiesa que ha completado el juego y que le ha gustado especialmente el apartado gráfico y las animaciones. En el pasado E3, la conferencia de videojuegos que tuvo lugar recientamente en Los Angeles (Estados Unidos), se anunció el lanzamiento de un «remake» de uno de los títulos clásicos de Fumito Ueda: «Shadow of the Colossus». El videojuego de 2005, que se lanzó para PlayStation 2, se renovará para desembarcar en PlayStation 4 durante el año 2018. No obstante, Ueda se ha desmarcado notablemente de este título, afirmando que su estudio GENDesign no está participando mucho en él más allá del «diseño del rostro de los personajes». Pese a todo, mantiene que ha transmitido sus deseos sobre cómo le gustaría que fuera el juego, pero que, al no estar involucrado, no sabe cómo será el resultado. Tratado el presente, Ueda puso su mirada también en el futuro del videojuego, un aspecto en el que muchos creen que la realidad virtual tendrá un papel fundamental. «Personalmente, veo muchas posibilidades en las nuevas tecnologías como la realidad virtual, pero a la hora de aplicarlo en un juego, aún no me atrevo», sostiene. Además, Ueda también respondió a la pregunta de si su próximo videojuego será o no un mundo abierto. «Tras haber hecho un último videojuego con un mundo más acotado (refiriéndose a The Last Guardian), el próximo probablemente será más amplio, lo que no quiere decir que el sistema en sí del juego sea abierto», afirma.

Hace no tanto tiempo, poca gente consideraba el cine un arte; hoy en día es algo que pocos ponen en duda. Fumito Ueda, animador y desarrollador de videojuegos japonés, es uno de esos creadores de títulos con una sensibilidad especial capaces de hacer tambalearse esa consideración del videojuego como un arte menor. Ueda es la mente responsable de tres títulos -«Ico» (2001), «Shadow of the Colossus» (2005) y «The Last Guardian» (2016)- que son ampliamente reconocidos como videojuegos de autor

Comments

comments