Telefónica busca oportunidades de negocio en las aplicaciones de Blockchain

Telefónica ha formado un equipo de creativos entre sus trabajadores para pensar en aplicaciones de la tecnología Blockchain en todos los niveles. La compañía está convencida de que de ese «brainstorming» interno van a salir muchas ideas que pueden derivar en oportunidades de negocio y, en consecuencia, nuevas vías de ingreso para la operadora. Así lo han contado su director de Políticas Públicas e Internet, Christoph Steck, y Eusebio Felguera, gerente en ese departamento, dos de las personas que más saben en la compañía de esta disruptiva tecnología, llamada a transformar todos los sectores económicos y sobre la que han escrito un capítulo en el libro «Blockchain: la revolución industrial de Internet». «Estamos haciendo, y después del verano va a ser todavía más, comunicación interna en la compañía para que los empleados se fijen en que aquí existe algo nuevo y comiencen a pensar a todos los niveles cómo se puede aplicar esto a su día a día. De ahí van a salir muchas más ideas, estoy seguro», señala Steck. «Nos estamos organizando para identificar, tanto oportunidades como personas, y de hecho este verano vamos a hacer una llamada interna al talento para que la gente integre sus ideas», apunta, por su parte, Felguera. La tecnología Blockchain o de cadena de bloques, que nació en 2009 de la mano de los bitcoins, las famosas monedas virtuales, tendrá, según los expertos, un impacto en todos los sectores de la economía, desde la banca y los seguros, donde han comenzado a surgir las primeras aplicaciones de uso, hasta la energía, la industria 4.0, la industria farmacéutica y, como no, las telecomunicaciones. «Blockchain no es bitcoin. Blockchain es una tecnología más genérica, que da la posibilidad de una manera técnica de hacer transacciones seguras y verificables sobre internet. Eso realmente es lo que cambia. Es una tecnología que se puede aplicar a muchos ámbitos y de muchas formas», explica Steck. Para entender esto hay que tener en cuenta que una blockchain, ya que no hay una única plataforma basada en esta tecnología, sino muchas, consiste en una base de datos descentralizada, que no puede ser alterada y que permite a personas que no tienen confianza entre ellas llevar a cabo una transacción. Así permite, por ejemplo, transferir dinero entre particulares sin importar las fronteras territoriales y en un corto lapso de tiempo, incluso segundos, operar de forma conjunta a agentes pequeños en el mercado de la electricidad o garantizar la seguridad y constante actualización de los historiales médicos. Entre los usos que puede tener para el sector de las telecomunicaciones, esta tecnología permitiría que la portabilidad entre operadoras fuera prácticamente inmediata o serviría como herramienta de identificación que complemente a la conocida tarjeta SIM, sobre todo para dispositivos que necesitan conectarse a la red de forma puntual o una única vez, evitando malgastar identidades. Esta función de identificación tendrá utilidad sobre todo en el mundo del internet de las cosas, que prevé la incorporación al mundo de la conectividad de millones de dispositivos, algunos sólo para una única ocasión, lo que podría ocasionar un problema de recursos de numeración. «No hace falta utilizar las SIM para un jersey que te compras y que dice ‘Me he vendido’ para informar a la tienda o al fabricante de la transacción. No es necesario tener una identificación permanente, como un humano», apunta Felguera. Esta herramienta también puede ser útil para gestionar datos personales y el uso que hacen de ellos grandes plataformas de internet o aplicaciones móviles. «Hoy hay un debate grande porque vemos que hay una concentración de los datos en manos de pocas empresas», destaca Steck, quien apunta que, a través de sistemas basados en Blockchain, una persona podría transferir a otra persona u entidad sus datos y, a cambio, recibir una contraprestación. Telefónica entró en el universo Blockchain hace ya varios años, apoyando casos de uso y aplicaciones planteadas por emprendedoras en distintas aceleradoras de startups y hasta el momento ha respaldado cuatro en el Reino Unido, Alemania, Argentina y Venezuela, dedicadas tanto a la gestión de los derechos intelectuales y protección de las marcas como a los abonos prepago del aparcamiento. «Hace un año o poquito más hemos comenzado a pensar qué significa esto también para nuestra operación y segundo para nuestra oferta de servicios a terceros. Puede ser que haya servicios que podemos ofrecer a nuestros clientes basados en Blockchain. Estamos muy metidos», ha explicado Steck, que ve muchas oportunidades de negocio en Latinoamérica, con soluciones para la administración pública. Telefónica no cuenta con una dirección específica de Blockchain, porque «al ser una tecnología que puede aplicarse de tantas maneras distintas, lo mejor es montar un proyecto horizontal». «Sería como montar un área 5G, que tampoco tenemos», compara. La gente de IoT está «fascinada» con Blockchain, porque va a ser una de las herramientas que necesitan para ofrecer servicios innovadores y seguros, pero eso no significa que no se trabaje a la vez en el tema de Datos o Innovación, resume Steck.

Telefónica ha formado un equipo de creativos entre sus trabajadores para pensar en aplicaciones de la tecnología Blockchain en todos los niveles. La compañía está convencida de que de ese «brainstorming» interno van a salir muchas ideas que pueden derivar en oportunidades de negocio y, en consecuencia, nuevas vías de ingreso para la operadora. Así lo han contado su director de Políticas Públicas e Internet, Christoph Steck, y Eusebio Felguera, gerente en ese departamento, dos de las personas que más saben en la compañía de esta disruptiva tecnología, llamada a transformar todos los sectores económicos y sobre la que han escrito un capítulo en el libro «Blockchain: la revolución industrial de Internet»

Comments

comments