Jim Carrey, en Venecia: "Quería destrozar Hollywood, no acabar siendo parte de él"

EFE

  • El actor ha estrenado en la Mostra un documental sobre la película en la que interpretó a Andy Kaufman, ‘Man on the Moon’.
  • “Creo que hay un personaje que ha estado interpretándome toda mi vida, en realidad no soy yo”, ha confesado.
  • En la rueda de prensa bromeó con los periodistas e imitó a Jerry Lewis.

Jim Carrey

Jim Carrey ha alternado este martes en Venecia sus habituales bromas e imitaciones con un poco conocido lado filosófico al reconocer que está en una “fase espiritual” de su vida y reflexionar sobre lo que somos: “creo que hay un personaje que ha estado interpretándome toda mi vida, en realidad no soy yo”.

“No somos un yo, es una energía, un puñado de ideas sobre herencia y nacionalidad, sobre todas esas cosas que se supone que son un ancla para la existencia (…) pero en realidad no existes, solo eres ideas”, señaló. Con esas ideas se crea “una especie de personalidad” y la fantasía de que se está vivo. “Pero al final no eres nada y es un jodido alivio”, agregó el actor.

Un contraste con la imagen gamberra que salió en algunos momentos de la rueda de prensa pero, sobre todo, en el trabajo que realizó en 1999 para Man on the Moon, donde interpretó al cómico Andy Kaufman y a su alter ego, Tony Clifton, y que se puede ver en un documental que muestra aquel rodaje, presentado hoy fuera de competición en la Mostra de Venecia.

Imágenes inéditas que guardó Universal junto con una larga entrevista a Carrey forman un interesante documento que además de contar el proceso de creación de aquella película ahonda en la carrera del actor canadiense y muestra un lado mucho más sensato de él de lo que dejan ver sus alocadas películas.

Jim & Andy: The Great Beyond – The Story of Jim Carrey & Andy Kaufman with a very special, contractually obligated mention of Tony Clifton es el larguísimo y extravagante título del documental, dirigido por Chris Smith.

“El arte ha estado presente toda mi vida”

Enormemente popular en los años setenta y ochenta en Estados Unidos, Kaufman murió en 1984 a los 35 años. En 1999 Milos Forman rodó una película sobre él en la que Carrey se metió tanto en los personajes que se transformó en ellos para desesperación de los que le rodeaban.

“Fue definitivamente otro nivel de compromiso. Tuve un comportamiento psicótico en algunos momentos porque no tenías que escuchar a Jim Carrey, Jim Carrey no existía en aquel momento”, explicó.

Ser Kaufman y Clifton fue un hito en la carrera de Carrey, que ganó un Globo de Oro al mejor actor de comedia en un momento en el que ya se había convertido en una gran estrella de Hollywood, aunque este martes reconoció que ese no era su objetivo.

Cuando comenzaba “quería destrozar Hollywood, no ser una parte de él” y por eso hacía bromas sobre hombres que tenían mucho peso en la industria en aquella época, como Clint Eastwood.

También defendió la honestidad porque es “subversiva” y aseguró que si algo ha sido siempre en su vida es pintor. “El arte ha estado presente en toda mi vida, la paleta va cambiando y cuando hago una película tengo menos tiempo para pintar, pero desde que era pequeño me encantaba estar en mi habitación pintando”, dijo el actor, cuya faceta de pintor quedó plasmada recientemente en el documental I Needed Color.

Además tuvo tiempo de bromear por los problemas con la traducción, de rogar a los periodistas que hicieran preguntas a Chris Smith, de saludar a quien iba entrando a la sala y de hacer una serie de ruidos en un particular homenaje a Jerry Lewis: Sé que no significa nada para vosotros, pero significa todo para mí”.

EFE El actor ha estrenado en la Mostra un documental sobre la película en la que interpretó a Andy Kaufman, ‘Man on the Moon’.”Creo que hay un personaje que ha estado interpretándome toda mi vida, en realidad no soy yo”, ha confesado.En la rueda de prensa bromeó con los periodistas e imitó a Jerry Lewis.Jim Carrey ha alternado este martes en Venecia sus habituales bromas e imitaciones con un poco conocido lado filosófico al reconocer que está en una “fase espiritual” de su vida y reflexionar sobre lo que somos: “creo que hay un personaje que ha estado interpretándome toda mi vida, en realidad no soy yo”.”No somos un yo, es una energía, un puñado de ideas sobre herencia y nacionalidad, sobre todas esas cosas que se supone que son un ancla para la existencia (…) pero en realidad no existes, solo eres ideas”, señaló. Con esas ideas se crea “una especie de personalidad” y la fantasía de que se está vivo

Comments

comments