El estreno oficial de Apple Park, la futurista «nave» espacial de Apple

Tu hogar representa muchas cosas de tu personalidad. Hay quien, con aires decimonónicos, gusta de ataviar sus paredes para que ni una mosca haga hueco. Otros, por el contrario, prefieren el minimalismo. La sede de una compañía también da detalles sobre su filosofía. Eso lo saben bien en Silicon Valley, donde su visión diáfana y sitios de ocio se ha exportado como ejemplo del futuro. Y esa mirada hacia lo inhóspito de la vanguardia es la que ha querido plasmar Apple en su nueva sede, llamada simplemente Apple Park. Por primera vez se abrirá a los visitantes. Desde abril se empezó la primera fase de mudanza de los 12.000 empleados, pero las obras no están terminadas. Aún así, la premura para llegar a tiempo ha sido una presión añadida para que, el martes 12 de septiembre, desfilen mil privilegiados en su fiesta anual. La que comienza levantando el telón de un producto electrónico, el iPhone, que genera casi el 70% de los ingresos de la compañía y que, pese a que se trata de solo eso, un producto de consumo, casi superficial, tiene una legión de seguidores capaces de hacer colas para comprarlo. Las largas colas, eso sí, han desaparecido. O, al menos, se han reducido en comparación a otros años. Pero sigue siendo un dispositivo «aspiracional», un espejo donde mirar no solo por la industria de la telefonía móvil, sino en toda la industria en general. Porque sus influencias alcanzan límites insospechados. Presente en la sociedad, el iPhone tocará el martes la puerta. Será en un lugar especial. Tocaba que fuera así. No todos los días se cumple una década desde que saliera por primera vez a la venta. De ahí que se haya escogido un enclave entrañable, el teatro Steve Jobs. Con permiso del próximo iPhone 8 o iPhone X -según a quién se mire-, este lugar será también protagonista. Con un aforo para mil asistentes, el sitio protagonizará posiblemente la Keynote con más expectación desde hace varios años. Se trata de un auditorio ubicado en el subsuelo a la que se debe acceder por una estructura construida en vidrio y techo de fibra de carbono. Y ahí sí que sí. Será el debut, el estreno oficial de la futurista «nave» espacial de la compañía americana, cuyas instalaciones en forma de círculo simula más un búnker que una empresa. Casi tan aspiracional como para querer emular al mismísimo Pentágono. La compañía de la manzana ha insistido en que su diseño fue concebido por el propio Steve Jobs, su fundador fallecido en 2011. Se encuentra situado en una colina con vistas a las praderas y al edificio principal, en uno de los puntos más altos. Y sus cifras, aunque algo frías, son espectaculares. Las instalaciones de esta extraña «nave espacial en la tierra» contemplan más de 70 hectáreas, equivalente a dos circuitos Jarama (Madrid). Solamente el edificio principal dispone de 260.000 metros cuadrados, destinados a oficinas y áreas de trabajo, pensado para albergar más de 12.000 empleados. Por su fuera poco, y para convertir el lugar de trabajo en una tarea menos farragosa, se ha construido un gimnasio de 9.000 metros cuadrados, de forma que estar en forma también estará al alcance de los trabajadores. El Apple Park dispone, además, de un centro para visitantes con una Apple Store y una cafetería abierta al público, un gimnasio de 9.290 metros cuadrados para los empleados, instalaciones de I+D. En las zonas verdes hay 3,2 kilómetros de caminos para pasear y correr, árboles frutales, praderas y un estanque en el centro del edificio principal.

Tu hogar representa muchas cosas de tu personalidad. Hay quien, con aires decimonónicos, gusta de ataviar sus paredes para que ni una mosca haga hueco.

Comments

comments