iPhone 8: posibles retrasos y un «problema»

No todo es de color de rosa ante la inminente renovación del producto estrella de la compañía. Lo más probable es que Apple presente tres modelos de iPhone el próximo martes 12 de septiembre. La actualización de los iPhone 7 y iPhone 7S y un tercero, innovador y rompedor, conocido en los foros como iPhone X o iPhone 8. ¿Escasez de stock? Esa versión se ha enfrentado, según desvela «The Wall Street Journal», a varios problemas. Uno de ellos la tecnología empleada para la fabricación de la pantalla OLED. Se trata de un panel especial, muy valorado entre los consumidores puesto que genera negros profundos y colores intensos. Están presentes en las televisiones de alta gama y poco a poco se han abierto paso en la telefonía móvil, con Samsung a la cabeza. Precisamente, la firma surcoreana es uno de los tres únicos proveedores de estas pantallas, con lo que el precio final de un posible iPhone 8 puede llegar a ser excesivamente alto. ¿Más cara la versión OLED? Los conflictos entre las relaciones empresariales ha llevado, según otros informes, a que el gigante americano haya solicitado una partida de pantallas OLED al otro gran proveedor, LG, pero el costo total puede suponer, en términos económicos, un aumento del 20% del precio. Una burrada solo al alcance de unos pocos. Los fallos de producción de estos paneles, además, puede llevar incluso a una serie de retrasos en el lanzamiento de este modelo de iPhone tan esperado. ¿Sin Touch ID finalmente? Pero ha habido más, según los últimos informes publicados. Uno de los rumores más fuertes desde que se empezó a hablar del nuevo iPhone es que se había decidido optar por eliminar el botón físico Home, que le ha acompañado al dispositivo desde sus inicios y que alberga en la actualidad el lector de huellas dactilares. En su lugar, una pantalla que cubre gran parte del frontal sería la idea a plasmar. Y para ello se ha intentado incorporar el sensor biométrico por debajo de la pantalla. La solución tecnológica se ha trabajado y ensayado, e incluso Samsung pensó en ella en sus últimos modelos de Galaxy. Pero, finalmente, todo apunta a que no ha podido ser y, en efecto, el iPhone X o iPhone 8 o como diantres quiera denominarse finalmente, no tendrá Touch ID. Ni en la parte delantera ni en la trasera. Para colmo, una tecnología que ha estado presente en cada generación desde la llegada del iPhone 5S se sustituirá al parecer por un sistema de reconocimiento facial que, pese a lo sugerente, puede ser incosistente y dar problemas, sobre todo, en condiciones de baja luminosidad. La idea más recurrente y que cobra más fuerza es que sí, el usuario de un iPhone nuevo lo desbloqueará por la cara guste o no. En caso contrario, siempre quedará introducir el código PIN de cuatro o seis dígitos.

No todo es de color de rosa ante la inminente renovación del producto estrella de la compañía. Lo más probable es que Apple presente tres modelos de iPhone el próximo martes 12 de septiembre. La actualización de los iPhone 7 y iPhone 7S y un tercero, innovador y rompedor, conocido en los foros como iPhone X o iPhone 8

Comments

comments