La Web Summit inunda Lisboa con 65.000 asistentes

La revolución tecnológica se palpa ya en Lisboa, sede de la Web Summit por segunda edición consecutiva. Una macrofiesta da el pistoletazo de salida en la noche de este lunes 6 noviembre, con las sesiones y conferencias preparadas para desplegarse desde el martes 7 hasta el jueves 9 a lo largo de sus dos ubicaciones contiguas: el Altice Arena y la Feria Internacional, en la zona del Parque das Naçoes, que albergó la Expo en 1998. La dimensión récord del acontecimiento queda retratada en sus macrocifras: se esperan unos 65.000 asistentes (12.000 más que el año pasado), 2.500 periodistas y 1.000 oradores de empresas, ‘start-ups’ y ‘apps de todo el mundo. Los altos cargos acaparan el 68% de los presentes. Amazon, Google, Renault, Uber, Facebook, Tinder, Mercedes-Benz, IKEA, Nintendo, AirBNB, Siemens, KPMG, Airbus, EDP, Booking, Microsoft, Ryanair, IBM o Volkswagen son solo algunas de las firmas estrella que se darán cita en medio de una organización mastodóntica que ha previsto la llegada de figuras mundiales de los más diversos ámbitos con el fin de atraer al público hacia el espectacular programa de conferencias. Así, desembarcarán Al Gore, Caitlyn Jenner, François Hollande, António Guterres, Garry Kaspárov, Rosario Dawson, Sara Sampaio, Luís Figo y un largo etcétera de personalidades que se basarán en sus particulares experiencias para tender puentes hacia el mundo en ciernes, cada vez más deudor de la tecnología y que cuenta con la aclamada película ‘Blade Runner 2049’ como emblema estético de los tiempos que se avecinan. Entre los invitados españoles, sobresale Xabier Uribe-etxebarria, CEO y fundador de Sherpa. Como esta Web Summit subrayará, la automatización y los vehículos eléctricos marcarán un antes y un después en la vida cotidiana de millones de personas al menos en cuatro de los cinco continentes: América, Europa, Oceanía y Asia. Las oportunidades de nuevos negocios acechan a la vuelta de la esquina y la globalización se acelera en un maremágnum de propuestas que prioriza a las mentes más avispadas, tal cual representan las fórmulas de mayor éxito procedentes de Silicon Valley. Los objetivos están más que garantizados en el gigantesco encuentro dirigido por el irlandés Paddy Cosgrave, después de que la convocatoria de 2016 arrojase un impacto económico de 200 millones de euros en la capital portuguesa. El sector hotelero se frota las manos, con una ocupación estimada del 88% para estos días, además de una subida de los precios habituales. De cualquier forma, los costes resultan mucho más asequibles que cuando la cumbre se desarrollaba en Dublín, donde arrancó en 2010 y se extendió hasta cinco años después. La maquinaria de la Web Summit se pone en marcha con una gran antelación y se afana en reforzar su apuesta por la sostenibilidad. Se trata, por tanto, de una evidente mejora respecto a la edición anterior, lo cual se plasmará en que, por ejemplo, todos los vasos y tazas que se utilicen serán 100% reciclables. Amazon, Google, Facebook, Twitter, Uber son algunas de las firmas estrellas de una edición que espera registrar 65.000 asistentes Además, la preocupación por las emisiones contaminantes que se generen durante las jornadas (tanto por las propias actividades como por las personas que acudan a la FIL y al Altice Arena) hace que se haya buscado una compensación ecológica: la plantación de nuevos bosques en Portugal. Una medida de un gran valor en el país vecino, pues este 2017 se ha caracterizado por ser el peor en su historia en términos de incendios, que han arrasado más de 430.000 hectáreas, especialmente a lo largo de la franja geográfica centro-norte, comprendida entre las afueras de Lisboa y Oporto, Guimaraes o Viana do Castelo. Pero la dimensión lúdica gana peso en esta especie de ‘Glastonbury de la tecnología’ (en referencia al festival de rock más destacado del mundo, que se celebra cada final de junio al sur del Reino Unido). Venture Summit se focaliza en los más jóvenes, pues los emprendedores comienzan más y más pronto a plantear sus iniciativas. A su lado, se hallan Pub Summit y Sunset Summit. Con todo, es Night Summit la sección con mayor crecimiento, tal cual se refleja en diferentes zonas neurálgicas de Lisboa. Así, la ciudad proyecta el impacto hacia rincones como LX Factory, unos antiguos almacenes a los pies del Puente 25 de Abril que hoy han logrado dar un toque moderno al distrito de Alcántara gracias a sus establecimientos posmodernos. También se benefician dos áreas muy concurridas: el Barrio Alto y Cais do Sodré, que abre las opciones de ocio a la desembocadura del río Tajo en el Océano Atlántico. Y no puede olvidarse tampoco el entorno de Príncipe Real, muy de moda por ser algo así como la prolongación de Chueca y por sus comercios de calidad media-alta. El contrato de la influyente Web Summit para celebrarse en la capital portuguesa expira en 2018, aunque el contexto es tan positivo que ya se planifica una prórroga de al menos dos años.

La revolución tecnológica se palpa ya en Lisboa, sede de la Web Summit por segunda edición consecutiva. Una macrofiesta da el pistoletazo de salida en la noche de este lunes 6 noviembre, con las sesiones y conferencias preparadas para desplegarse desde el martes 7 hasta el jueves 9 a lo largo de sus dos ubicaciones contiguas: el Altice Arena y la Feria Internacional, en la zona del Parque das Naçoes, que albergó la Expo en 1998.

Comments

comments