¿Cómo puede cambiar el blockchain tu vida? Descubre sus posibles usos y aplicaciones

El mundo de las finanzas anda revolucionado con la entrada de las criptomonedas, donde la reina es el bitcoin, cuyo valor en el mercado no para de crecer. La tecnología sobre la que se sustenta es el «blockchain», también conocida como cadena de bloques, que ha conseguido seducir a las grandes entidades financieras. Sus credenciales: mayor seguridad, eficiencia y transparencia. Pero ¿cómo funciona realmente? Se puede interpretar como un libro de contabilidad virtual donde todo queda registrado. Miles de ordenadores (o nodos) trabajan sobre una red de bases de datos encriptada, interaccionando y creando una cadena. Las grandes ventajas que presenta el blockchain es que aumenta la fiabilidad de las transacciones que se realicen (puede ser dinero, escrituras, títulos, o votos entre otras). Todo queda registrado en cada uno de los nodos, que certifican cada movimiento realizado. Todos los registros se van anotando, pero tanto el emisor como el receptor de las transferencias pueden mantenerse en el anonimato. Los nodos son independientes de cualquier entidad, ningún ente financiero central los controla, pero a su vez todos ellos comparten una misma información. Así que alterar cualquier registro es, aunque posible, muy complicado porque habría que modificar todos los pasos en todos los nodos. La tecnología blockchain también elimina la presencia de una tercera entidad (como un notario) que certifique que el movimiento se ha realizado. En las finanzas, esta ausencia de un tercero ayudaría a abaratar los costes de las transacciones, así como incrementar la rapidez de las transacciones que se realicen. Ya son muchas entidades bancarias las que han empezado a investigar e invertir en su uso por el potencial que tiene. Además, las empresas tecnológicas que ofrecen servicios financieros, las «fintech», han cogido la delantera adentrándose en el mundo de la cadena de bloques y, según la consultora PWC, para 2020 se espera que el 77% de ellas la implanten en sus procesos. Pero el blockchain no solo atañe al mundo financiero, su desarrollo ofrece multitud de opciones a otros campos. Por ejemplo, en el ámbito sanitario se podría compartir los historiales médicos de los pacientes y evitar también posibles fraudes en los seguros sanitarios, mientras que en el sector de la energía podría ayudar a controlar las emisiones de CO2 a la atmósfera y potenciar las energías renovables. También, el sector del automóvil podría conseguir datos de los conductores de un vehículo autónomo compartan. Además, gracias al blockchain la llegada del voto electrónico de manera segura y fiable estaría más cerca de producirse. Los datos serían precisos e incuestionables mientras que la privacidad del voto de cada ciudadano seguiría estando inalterada.

El mundo de las finanzas anda revolucionado con la entrada de las criptomonedas, donde la reina es el bitcoin, cuyo valor en el mercado no para de crecer. La tecnología sobre la que se sustenta es el «blockchain», también conocida como cadena de bloques, que ha conseguido seducir a las grandes entidades financieras. Sus credenciales: mayor seguridad, eficiencia y transparencia

Comments

comments