Revolut, la «fintech» que busca plantar cara a la banca tradicional en España

La banca alternativa lleva años luchando por un hueco y plantarle cara a las entidades más tradicionales. Y poco a poco van abriéndose paso. Como es el caso de Revolut. Esta startup con sede en Londres lleva ofreciendo servicios financieros desde su fundación hace dos años. Desde el móvil, el usuario podía abrir una cuenta corriente con un IBAN personal en menos de un minuto y disfrutar de las ventajas como pagar en el extranjero o sacar dinero de cualquier cajero sin comisiones con sus tarjetas. Estas características ha hecho que a día de hoy cuente con cerca de un millón de clientes en toda Europa. Ahora acaba de realizar su siguiente paso: solicitar una licencia bancaria en Europa para poder ampliar sus servicios, concretamente en Lituania. «Es algo que hemos estado considerando durante bastante tiempo para poder operar de manera independiente. Nuestra visión siempre ha sido crear un mundo más allá de la banca y esto es un paso en esa dirección. Lo que pretendemos es otorgar un servicio aún mejor a nuestros clientes y darles un servicio con más garantías y más fiable. A través de la licencia bancaria, nuestros clientes podrán acogerse al esquema de protección de depósitos europeos, que es una garantía importante ya sea en banca alternativa o tradicional. Permitirá a nuestros clientes tener mayores depósitos con una garantía de 100.000 euros», explica a ABC Pablo Viguera, el country manager de Revolut en España. Nuestro país se ha convertido en uno de los objetivos donde focalizar su negocio, gracias a al gran potencial que tiene en este mercado. España es uno de los países de mayor penetración del smartphone, circunstancia que la convierte en ideal para su modelo de negocio. «A día de hoy España es nuestro sexto mercado en cuanto número de clientes y además estos clientes están dados de altas en Revolut gracias al boca a boca. Es decir, nosotros nunca hemos hecho campaña de captación de marketing en España. De entrada, esas cifras nos hicieron ver el enorme potencial que tenía el mercado español», explica Viguera. De hecho, hace poco más de un mes que abrieron su primera oficina en Barcelona. Su objetivo es continuar aumentando su número de clientes en España (actualmente son 30.000) y por qué no, llegar a plantarle cara a la banca tradicional. «De aquí a final de año con el equipo local ubicado en España pretendemos llegar a los 50.000 clientes y en 2018 tenemos expectativas de alcanzar los 200.000 clientes», sentencia.

La banca alternativa lleva años luchando por un hueco y plantarle cara a las entidades más tradicionales. Y poco a poco van abriéndose paso.

Comments

comments