Dara Khorowshahi, el hombre con la misión de revertir la imagen pública de Uber

Uber ha estado envuelta en diversas polémicas durante este 2017, que conllevaron la salida como CEO de su fundador, Travis Kalanick. La imagen de la empresa se había visto manchada sobre todo por las denuncias de acoso sexual hacia los empleados de parte de clientas. Además, se difundió un vídeo de Kalanick discutiendo con un empleado de la empresa. En definitiva, el ambiente era tóxico y la mejor solución fue que Kalanick abandonara el barco en el mes de junio. Tras dos meses con el puesto vacante, se hizo oficial la llegada de Dara Khosrowshahi, ex CEO de Expedia, cuyo objetivo en su presentación era mejorar la imagen de la marca y devolver la confianza a los usuarios y empleados, muy dañadas tras la etapa de Kalanick. Además, pretende que la multinacional entre a cotizar en bolsa en un periodo de 18 a 36 meses. Khosrowshahi llegó a EE.UU. como refugiado con su familia cuando tenía 9 años, ya que en su país, Irán, estaba en vísperas de explotar la revolución iraní. Con el paso de los años, y tras llegar a Expedia como CEO en 2005, se ha convertido en uno de los directivos más importantes y mejores pagados del país. Su llegada a Uber fue bendecida incluso por su antecesor, que expresó que no pudo estar «más contento por él». Igualmente, la compañía expresó que «somos realmente afortunados de obtener un líder con la experiencia, el talento y la visión de Dara». Y desde su presentación, se ha puesto m anos a la obra para revertir la imagen de la empresa. Así, instó a los trabajadores a que le hicieran llegar sus ideas con el fin de publicar nuevos valores a seguir en la compañía. «Creo que la cultura de una empresa debe escribirse de abajo hacia arriba», explicaba Khosrowshahi. Entre las nuevas normas, que fueron publicadas por Khosrowshahi en su cuenta de Linkedin, destaca «Hacemos los correcto. Y punto» con la que muestra que los empleados deben dejar atrás sus rudos comportamientos anteriores. «Nuestros valores definen quiénes somos y cómo trabajamos», matizaba. Otras de las nuevas reglas de la compañía son «Construimos globalmente, vivimos localmente» -en donde se insta a estar conectados con las ciudades, conductores, clientes donde establecen su servicio-, «Estamos obsesionados con los clientes» -manifestando que deben ofrecer todas las comodidades a los usuarios resolviendo sus problemas para así conseguir una mejor confianza- entre otras. Softbank llega para quedarse Por otro lado, ayer se conoció que Uber ha aceptado una inversión multimillonaria de la empresa tecnológica japonesa Softbank. Este movimiento se ha acogido con bastante agrado en Uber, ya que este acuerdo podría mejorar sus inversiones en tecnología e innovación. Las cifras del acuerdo, aún sin materializar, son mareantes: SoftBank, junto con otros inversores, invertiría 1.000 millones de dólares en Uber. Pero no todo queda ahí. La intención del grupo japonés es la de adquirir el 14% de la compañía. Para ello, comprará acciones de la empresa a actuales inversores por valor de 9.000 millones de dólares (el valor total de Uber está calculado en unos 70.000 millones). El acuerdo también persigue otra finalidad: mejorar la gobernabilidad de la empresa. Así, Kalinick, que a pesar de haber dejado el puesto de CEO seguía teniendo una gran influencia en el consejo, vería limitadas sus capacidades de mando. Para ello, también ha llegado un acuerdo Kalinick con la firma de capital de riesgo Benchmark, una de los máximos accionistas y de las que más forzó la salida de Kalinick como consejero delegado, para que esta retire sus demandas al antiguo CEO para sacarlo del consejo. En un comunicado, Uber explicaba que «este acuerdo es un fuerte voto de confianza en el potencial a largo plazo de Uber. Impulsará nuestras inversiones en tecnología y nuestra expansión continua en el país y en el extranjero, mientras fortalece nuestro gobierno corporativo».

Uber ha estado envuelta en diversas polémicas durante este 2017, que conllevaron la salida como CEO de su fundador, Travis Kalanick. La imagen de la empresa se había visto manchada sobre todo por las denuncias de acoso sexual hacia los empleados de parte de clientas.

Comments

comments