Un iPad con reconocimiento facial y sin botón Home: los próximos planes de Apple

Hace siete años Steve Jobs volvió a asombrar al gentío «techie» con el iPad. En un primer momento se vio como un iPhone grande, pero conforme ha pasado el tiempo se ha posicionado como un dispositivo habitual para la transportabilidad y el consumo de contenidos. La adopción de las tabletas, sin embargo, ha venido reduciéndose en los últimos trimestres. Pero Apple, por su cuenta, ha logrado incentivar su consumo con una estrategia complementaria de reducir ligeramente el precio de sus modelos más básicos y apostar por el iPad Pro, de mejores prestaciones. Un camino que pretende ensanchar con una próxima versión, cuyos primeros detalles han salido a la luz. La firma norteamericana ha trasladado algunas de las funciones más novedosas de sus dispositivos a las siguientes generaciones. No es de extrañar que como sucediera con el sensor biométrico Touch ID (primero se incluyó en el iPhone 5S y luego en el iPad Air 2), la tecnología Face ID que permite el sistema de reconocimiento facial del nuevo iPhone X diera el salto a otros productos de la compañía. Y la tableta es el primer candidato en hacerlo. Una especie de «iPad X» ya se rumorea, según informan desde Bloomberg. La idea inicial por la que se decanta Apple en estos momentos es diseñar un iPad que se desbloquea con solo mirarlo y con un diseño casi sin bordes gracias, en parte, a la eliminación del tradicional botón Home, ya desaparecido en el iPhone X actual. Un concepto que encaja si atendemos a los antecedentes. «Apple no construye, mejora», deslizan los aficionados a la firma de la manzana. Este iPad de gama alta puede hacer aparición tan pronto como en los primeros meses de 2018. Pese a supuestamente heredar Face ID y diseño sin marcos, el próximo modelo prescindiría sin embargo de la pantalla tipo OLED estrenada recientemente en el iPhone X. Una tecnología controvertida porque proporciona colores más intensos y unos negros más profundos pero contempla ciertos compromisos técnicos que no es del agrado de todos los usuarios. Por el momento, el nuevo método de desbloqueo ha despertado diversidad de opiniones. Los analistas han alabado su ejecución y rapidez, pero se han encontrado ejemplos de fallos del sistema al no reconocer bien al usuario e, incluso, otros casos en los que otras personas han logrado saltárselo como gemelos de rasgos muy similares. Los planes iniciales apuntan a un iPad de tamaño similar al iPad Pro de 10.5 pulgadas pero dada la construcción sin bordes y casi sin marcos se convertiría en un producto compacto y manejable con relativa facilidad. Esta versión supondría, sin duda, un cambio radical en el aspecto del iPad desde que se estrenó el iPad Pro en 2015. Con ello, Apple puede incentivar esta línea de producto cuyas ventas se han disminuido en un 17% en los últimos tres año, al tiempo que aspira a encontrarle un hueco mayor en la nueva era de la informática. Y, para ello, ha querido poner el foco en el entorno profesional con capacidades más avanzadas. También hay que esperar a que el nuevo modelo albergue procesadores más rápidos y potentes, así como una versión remozada del lápiz óptico (Apple Pencil), acompañado si cabe de la llegada de herramientas más completas. Un sensor 3D para su próximo iPhone X Dado que en las firmas tecnológicas los tiempos no cesan, también ha trascendido que Apple está preparando ya la siguiente generación del iPhone X. La idea que empieza a sonar ahora en los mentideros del sector es que el próximo año los tres modelos del terminal tendrán este mismo diseño sin marcos, pero también con un nuevo sensor de profundidad 3D basado en una tecnología láser dirigido a mejorar la experiencia de realidad aumentada -superposiciones de imágenes virtuales en un entorno estático-. De esta forma, el sistema ARKit de la propia compañía sería capaz de recalcular de manera más precisa el entorno y las distancias para añadir las animaciones en la pantalla.

Hace siete años Steve Jobs volvió a asombrar al gentío «techie» con el iPad. En un primer momento se vio como un iPhone grande, pero conforme ha pasado el tiempo se ha posicionado como un dispositivo habitual para la transportabilidad y el consumo de contenidos.

Comments

comments