Pizarro reivindica el Estado de Derecho como eje imprescindible para la convivencia y el progreso

JESÚS MORALES

  • Agradece al rey “su firme determinación en defensa de las instituciones” ante la crisis catalana.
  • Destaca el avance de España en estas últimas cuatro décadas.

Reales Academias

Defendió el Estado de Derecho y puso en valor el papel determinante que la ley y las instituciones han demostrado tener en todos los momentos históricos para permitir un marco de progreso económico y social. El aragonés Manuel Pizarro, miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, fue el responsable este jueves de ofrecer el discurso de apertura de las Reales Academias de España, y lo hizo con una defensa del Derecho como pieza angular para el desarrollo y avance de la sociedad.

El acto contó con la presidencia del rey Felipe VI, quien­ tras la ponencia de Pizarro dio por formalmente inaugurado el curso de las 10 reales academias con las que cuenta el Instituto de España. Además, también les acompañaron el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo; y el presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, José Antonio Escudero, quien ejerció de anfitrión.

Pizarro –que también es consejero de Henneo– reivindicó en su alocución el Derecho “como garantía de libertad”. Recordó que se ha demostrado “imprescindible para garantizar el correcto desarrollo de toda actividad humana” y que la “asociación entre libertad y derecho no tiene alternativa”.

“El fracaso, tantas veces dramático, de los experimentos totalitarios, afianza esta convicción”, expresó. El académico advirtió además que el Estado de Derecho también se enfrenta a “riesgos y debilidades”. “Aunque la Constitución garantice la interdicción de la arbitrariedad, cuando no se cumple, aparecen las desviaciones: clientelismo, tratos de favor, y otras conductas que parasitan los aledaños del poder”. Ante esto, destacó la necesidad de que los tribunales las corten “de raíz, con la ejemplaridad rápida y necesaria”.

El académico aragonés destacó además la importancia de “la calidad de las instituciones”, la relevancia de la separación de poderes y el papel de los contrapesos impulsados desde la sociedad, como los medios de comunicación. “El Estado de Derecho implica un periodismo libre, que contribuya a la calidad democrática con una información veraz, rigurosa, independiente, crítica; que cumpla su rol de contrapoder”, explicó.

Como ejemplo demostrado del avance, Pizarro resaltó “estas últimas cuatro décadas de democracia constitucional”. “Las instituciones de las que nos hemos dotado los españoles han permitido un desarrollo social y económico sin precedentes en la historia de nuestro país”, señaló.

Papel ejemplar de la Corona

En su desarrollo sobre los diferentes poderes del Estado, inicidió en que “si alguna legislación se ha quedado obsoleta o no resuelve eficazmente y con justicia los fines para los que se creó, se puede modificar, pero sin tomar atajos y de acuerdo siempre con los procedimientos establecidos”. En esta línea, recordó que “las leyes obligan a todos y cualquier excepción pone en entredicho el propio Estado de Derecho”.

Además, Pizarro agradeció al rey “su firme determinación en la defensa de las instituciones ante la crisis desatada en Cataluña, dentro del respeto a nuestra Constitución y ateniéndose a los valores y principios de la democracia parlamentaria en la que vivimos”.

Este reconocimiento fue compartido por todos los asistentes al acto, que interrumpieron con sus aplausos el discurso. El académico aragonés destacó además a la Corona, “alegoría permanente de la continuidad del Estado”, y resaltó que “viene ejerciendo ejemplarmente en España la transcendental tarea que le encomienda la Constitución”. “Con la misma convicción y fuerza con la que reivindico la plena vigencia del Estado de Derecho y sus instituciones básicas, reafirmo la centralidad de la Corona en estos delicados momentos”.

Escudero destaca la vinculación de las Academias y la Corona

El presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, José Antonio Escudero, reivindicó el papel de estas instituciones en la sociedad y planteó que aún “podrían y deberían ser requeridas en mayor medida por los poderes públicos”.

Escudero, que ejerció de anfitrión, agradeció a Don Felipe VI -del que recordó que es “el primer rey jurista, el primer rey que en España ha estudiado la Licenciatura de Derecho”- su presencia. Además, rememoró “la vinculación histórica de la Corona con las Academias” y “el entronque tan evidente de las Academias con la Casa de Borbón”.

Por su parte, el ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, recordó que las academias “representan la sabiduría y aglutinan el patrimonio común del conocimiento español”. Junto al rey Felipe VI, Escudero, Pizarro y e Iñigo Méndez de Vigo también estuvo en el estrado el académico Antonio Pau.

Además, acudieron al acto el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay; el vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel Juanes; el rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Rafael Garesse; el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente; la presidenta-editora de Heraldo de Aragón, Pilar de Yarza, y el vicepresidente Fernando de Yarza; los subsecretarios de Justicia y de Defensa; el magistrado Pedro González Travijano; académicos, como Yolanda Barcina y Carmen Iglesias; el presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta; el general Fernando García-Mercadal; el director general adjunto de Ibercaja Banco, Francisco Serrano; el consejero de Henneo Juan Antonio García Toledo; y el exconsejero de Economía, Francisco Bono, entre otros asistentes.

JESÚS MORALES Agradece al rey “su firme determinación en defensa de las instituciones” ante la crisis catalana.Destaca el avance de España en estas últimas cuatro décadas.Defendió el Estado de Derecho y puso en valor el papel determinante que la ley y las instituciones han demostrado tener en todos los momentos históricos para permitir un marco de progreso económico y social. El aragonés Manuel Pizarro, miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, fue el responsable este jueves de ofrecer el discurso de apertura de las Reales Academias de España, y lo hizo con una defensa del Derecho como pieza angular para el desarrollo y avance de la sociedad.El acto contó con la presidencia del rey Felipe VI, quien­ tras la ponencia de Pizarro dio por formalmente inaugurado el curso de las 10 reales academias con las que cuenta el Instituto de España. Además, también les acompañaron el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo; y el presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, José Antonio Escudero, quien ejerció de anfitrión.Pizarro –que también es consejero de Henneo– reivindicó en su alocución el Derecho “como garantía de libertad”

Comments

comments