La Guardia Civil detiene a 16 personas por el uso ilegal de venenos para la caza

20MINUTOS.ES

  • La investigación se enmarca en la operación Antitox, con el objetivo de perseguir además del uso de los tóxicos, otros medios no selectivos de caza.
  • El objetivo de los cebos envenenados suelen ser zorros, lobos, conejos y jabalíes.
  • Algunas estimaciones cifran en 185.000 el número de animales muertos por veneno entre 1992 y 2013.

Operación Antitox.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, en el marco de la operación Antitox, desarrollada durante el 2017 con el objetivo de perseguir el uso ilegal de venenos y otros medios no selectivos de caza, como cepos, jaulas trampa, redes o lazos; llevó a cabo 269 actuaciones en diferentes espacios naturales, terrenos cinegéticos, explotaciones ganadero-agrícolas y establecimientos de venta de fitosanitarios de 24 provincias.

Se han detenido e investigado 16 personas, incautado 214 métodos prohibidos de caza y decomisado numerosos productos tóxicos, como aldicarb, carbofurano y estricnina. Además, el SEPRONA halló 79 animales envenenados (entre ellos especies especialmente protegidas como el águila imperial, el buitre negro o el milano real).

Según señalaron fuentes de la Guardia Civil, el objetivo de los cebos envenenados suele ser principalmente los depredadores de fauna cinegética (zorros, lobos o garduñas), los depredadores de la cabaña ganadera (principalmente lobo) y aquellos animales que pueden causar daño a los cultivos como el conejo o el jabalí.

Asimismo, históricamente el uso de venenos ha tenido un especial impacto entre las aves rapaces afectando a especies protegidas como el águilas y buitres.

Uso de venenos

Según señalan desde la Guardia Civil, en España ha sido una práctica habitual la utilización de venenos para el control de predadores como el lobo, el oso o las aves rapaces, acusados de causar efectos negativos en el sector cinegético o en explotaciones agrarias o ganaderas. Como consecuencia de esta práctica, muchas de nuestras especies más emblemáticas fueron llevadas hasta el borde de su extinción.

Operación Antitox

Una de las herramientas fundamentales con las que cuenta la Guardia Civil en su lucha contra el uso ilegal de veneno es el apoyo de las unidades caninas especializadas en búsqueda de venenos del Servicio Cinológico de la Guardia Civil; perros especializados y con gran experiencia en la búsqueda y localización de cebos envenenados en el medio natural, cadáveres de animales y productos tóxicos, que constituyen un apoyo para los equipos de investigación del SEPRONA.

En la actualidad, el uso del veneno está prohibido y además se encuentra tipificado como delito en el Código Penal con penas de hasta dos años de prisión. No obstante esta práctica ilegal aún se produce con demasiada frecuencia.

Algunas estimaciones hablan de 185.000 animales muertos por veneno entre 1992 y 2013 y, hoy en día, aún constituye una de las principales amenazas para la supervivencia de especies como el águila imperial, el buitre negro o el milano real.

Hay que resaltar la incidencia que el uso de venenos ha tenido entre los animales de compañía, especialmente perros y gatos. Esta situación se repite en los entornos urbanos y, en muchas ocasiones, tendría como objetivo evitar las molestias causadas por los animales domésticos abandonados.

Fauna y animales domésticos

La investigación de delitos medioambientales suele desarrollarse en escenarios tan complicados como espacios naturales alejados y de difícil acceso, donde además los autores de estos delitos suelen tener un buen conocimiento del terreno, según indicaron fuentes de la Guardia Civil.

Las unidades del SEPRONA llevan a cabo una investigación que exige el uso de sofisticados métodos policiales como el análisis de ADN, el empleo de intervenciones telefónicas, el uso de métodos de posicionamiento o la confección de informes balísticos, además de la colaboración internacional y el apoyo de organizaciones como EUROPOL o INTERPOL.

20MINUTOS.ES La investigación se enmarca en la operación Antitox, con el objetivo de perseguir además del uso de los tóxicos, otros medios no selectivos de caza.El objetivo de los cebos envenenados suelen ser zorros, lobos, conejos y jabalíes.Algunas estimaciones cifran en 185.000 el número de animales muertos por veneno entre 1992 y 2013.El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, en el marco de la operación Antitox, desarrollada durante el 2017 con el objetivo de perseguir el uso ilegal de venenos y otros medios no selectivos de caza, como cepos, jaulas trampa, redes o lazos; llevó a cabo 269 actuaciones en diferentes espacios naturales, terrenos cinegéticos, explotaciones ganadero-agrícolas y establecimientos de venta de fitosanitarios de 24 provincias.Se han detenido e investigado 16 personas, incautado 214 métodos prohibidos de caza y decomisado numerosos productos tóxicos, como aldicarb, carbofurano y estricnina. Además, el SEPRONA halló 79 animales envenenados (entre ellos especies especialmente protegidas como el águila imperial, el buitre negro o el milano real).Según señalaron fuentes de la Guardia Civil, el objetivo de los cebos envenenados suele ser principalmente los depredadores de fauna cinegética (zorros, lobos o garduñas), los depredadores de la cabaña ganadera (principalmente lobo) y aquellos animales que pueden causar daño a los cultivos como el conejo o el jabalí.Asimismo, históricamente el uso de venenos ha tenido un especial impacto entre las aves rapaces afectando a especies protegidas como el águilas y buitres.Uso de venenosSegún señalan desde la Guardia Civil, en España ha sido una práctica habitual la utilización de venenos para el control de predadores como el lobo, el oso o las aves rapaces, acusados de causar efectos negativos en el sector cinegético o en explotaciones agrarias o ganaderas. Como consecuencia de esta práctica, muchas de nuestras especies más emblemáticas fueron llevadas hasta el borde de su extinción.Una de las herramientas fundamentales con las que cuenta la Guardia Civil en su lucha contra el uso ilegal de veneno es el apoyo de las unidades caninas especializadas en búsqueda de venenos del Servicio Cinológico de la Guardia Civil; perros especializados y con gran experiencia en la búsqueda y localización de cebos envenenados en el medio natural, cadáveres de animales y productos tóxicos, que constituyen un apoyo para los equipos de investigación del SEPRONA.En la actualidad, el uso del veneno está prohibido y además se encuentra tipificado como delito en el Código Penal con penas de hasta dos años de prisión

Comments

comments