CES 2018: qué esperar de la mayor feria de la tecnología

La espectacular ciudad de Las Vegas, que tantas loas ha supuesto a lo largo de su existencia, supone la cuesta de enero ejerce de palanca para conocer las novedades de la tecnología. La feria CES, Consumer Electronic Show, marca cada año es escaparate al que mirar para conocer las tendencias y avances del sector. El evento, que arrancará de manera oficial el próximo martes y durará tres días, ha venido introduciendo en cada edición importantes cambios. Aunque sigue centrado en el campo de la tecnología, conforme ha pasado el tiempo ha cambiado su cariz abriéndose a otras áreas como los avances del automóvil, con mayor presencia. Las principales firmas del sector, tanto las más grandes (a excepción de Apple, ajena a estos saraos por regla general) como las pequeñas, acuden a la cita para mostrar sus novedades. El evento contará con la presencia de más de 4.000 expositores que estarán distribuidos en los 240.000 metros cuadrados destinados a albergar las propuestas. España contará con doce empresas españolas, cuatro de las cuales, Arquimea, Bitbrain, Unlimited y Gradiant, participarán en la zona especializada EurekaPark. También están previstas las conferencias de Brian Krzanich, consejero delegado de Intel, empresa que está ahora en el centro de la polémica por culpa de la crisis de los microprocesadores, así como Gary Shapiro, de Consumer Technology Association, organismo que organiza la feria; Jim Hackett, presidente de Ford; o Richard Yu, director ejecutivo de Huawei. Pero, qué podemos esperar de esta edición, que por el momento da la sensación que tendrá una fría acogida entre los consumidores Primeros televisores 8K La «caja tonta» que reina en nuestros salones ha dejado de ser desde hace tiempo una única ventana. En los últimos años los fabricantes han apostado por la calidad de imagen. De ahí han surgido en cada edición siglas de todo tipo como 4K o HDR, que prometen resultados espectaculares. La tecnología también ha venido evolucionando y, después de que la mayoría de marcas hayan abrazado los paneles tipo OLED que ofrecen colores intensos y negros profundos, la batalla de esta edición del CES se librará en el tamaño y en las resoluciones. Las 45 pulgadas ya están más que superadas, y comienzan a popularizarse grandes dimensiones. Las 55 pulgadas ya están al alcance de cualquiera. LG, uno de los principales dominadores de este sector, quiere dar un golpe sobre la mesa presentando el primer televisor que alcanza 8K, calidad de imagen en la que se emitirán los Juegos Olímpicos de Tokio (Japón) 2020. Un modelo OLED que ofrece una resolución inaudita y que supera al 4K, el estándar de imagen a perseguir por la industria pero que aún lucha en minoría en los hogares. La firma surcoreana aprovechará la cita para mostrar una nueva línea de televisores con la tecnología ThinQ Artificial Intelligence, que permitirá realizar peticiones de voz y utilizar servicios de inteligencia artificial externos, y que incorpora la nueva versión de sus procesadores propios Alpha 9. Esta nueva tecnología de inteligencia artificial se incorporará a algunos modelos de las categorías OLED TV y SUPER UHD TV este mismo año. A partir de ahora, sus «teles» OLED incorporarán el nuevo procesador Alpha 9, que cuenta con un algoritmo de reducción de ruido en cuatro pasos que mejora el «renderizado» de imagen y soporta una tasa de fotogramas de 120 fotogramas por segundo. Gracias a ello, se ofrecerán detalles y colores «más precisos». Además, entre el resto de sus características, los nuevos televisores de las gamas OLED con calidad 4K de 2018 incorporarán Cinema HDR, que soportará la mayoría de los formatos HDR, incluidos Dolby Vision, HDR10 y HLG (Hybrid Log-Gamma). También llevará a Las Vegas un proyector 4K, el primero de la marca que ofrece imágenes en esta resolución. Samsung, por su parte, lucirá músculo con sus nuevos televisores OLED, mientras que Sharp o Panasonic harán lo propio con esta tecnología que ofrece intensos colores y negros asombrosos. Los coches autónomos aceleran su llegada Aunque la industria de la automoción por ahora vive inmersa en una fase intermedia de la conducción autónoma, las principales marcas de coches, junto con propuestas procedentes de la esfera de la tecnología, ensayan con sistemas de autoconducción, que en unos años se extenderán en las carreteras. Muchas firmas consolidadas y «startups» mostrarán prototipos que parecen sacados del cine de ciencia-ficción. También se exhibirán diversos acuerdos. Así, la empresa automovilística surcoreana Hyundai Motor ha firmado una alianza con Aurora Innovation, una compañía estadounidense centrada en el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma, para comercializar este tipo de vehículos a partir de 2021. Este acuerdo sirve para integrar los sensores, hardware y software de Aurora en los vehículos de la marca para desarrollar servicios de pasajeros con vehículos de conducción autónoma de nivel 4, que pueden operar sin intervención humana en determinadas condiciones. Por su parte, Toyota tiene previsto presentar su nueva plataforma de conducción automatizada. La plataforma 3.0 de vehículo de conducción automatizada, desarrollada por el Toyota Research Institute (TRI), cuenta con una «detección de gran alcance» de hasta 200 metros y 360 grados alrededor del perímetro del vehículo. La nueva plataforma, creada en base a un Lexus LS 600hL, «combina mayores capacidades tecnológicas con un nuevo estilo más armonizado» que integra la tecnología del vehículo automatizado en el diseño del modelo, ha detallado la marca nipona. Otra de las marcas que acudirá a la cita será Honda, que presentará su tecnología «Mobile Power Pack», que incluye una batería portátil de recambio para vehículos eléctricos y un sistema de recarga para uso doméstico, así como diseños de robots, mientras que Nissan presentará un curioso casco diseñado para medirá la actividad cerebral del conductor. Una tecnología pensada para mejorar la seguridad y que permitirá, según los primeros indicios, anticipar ciertos movimientos para evitar colisiones. Una interesante iniciativa estará en el expositor de Fisker EMotion, que mostrará un deportivo eléctrico similar a los de Tesla y capaz de alcanzar una autonomía de 644 kilómetros. «Gadgets» para una vida conectada El baile del mundo hiperconectado seguirá. Firmas de renombre y proyectos incipientes darán a conocer sus propuestas que irán desde altavoces inteligentes, dispositivos «wearables», desarrollos de las primeras redes 5G y «gadgets» para el hogar, así como auriculares con sistemas inteligentes. También se producirá el boom de la realidad mixta, una tecnología que cruza dos ideas (realidad aumentada y realidad virtual), que Microsoft quiere liderar con su plataforma Windows Holographic. Fabricantes como Acer o Asus presentarán sus propios cascos. Algún que otro móvil Aunque los principales fabricantes de telefonía móvil dedican sus mayores esfuerzos en sus eventos paralelos o en la feria especializada de Barcelona, el Congreso Mundial de Móviles o Mobile World Congress, esta edición del CES también se darán a conocer algunos modelos. Por ejemplo, LG ha anunciado una nueva versión de su buque insignia, el «smartphone» LG V30, que cuenta con un diseño exterior en color rosa. Sony es posible que desvele un nuevo Xperia XA2 y su versión Ultra. Pero sobre todo, la batalla por los «cerebros» de los móviles se acrecentará con la presentación de del Snapdragon 845 y el chip Exynos 9810 fabricado por Samsung.

La espectacular ciudad de Las Vegas, que tantas loas ha supuesto a lo largo de su existencia, supone la cuesta de enero ejerce de palanca para conocer las novedades de la tecnología. La feria CES, Consumer Electronic Show, marca cada año es escaparate al que mirar para conocer las tendencias y avances del sector

Comments

comments